Estamos acostumbrados a usar estas redes para fines lúdicos, como interactuar con nuestros conocidos y compartir fotos y gustos, pero el perfil social de una empresa no es eso. No es el perfil y la red de ninguna persona: ES LA RED SOCIAL DE TU EMPRESA Y TIENE QUE REPRESENTAR A TU EMPRESA. Los valores que representa, los servicios que ofrece y los contenidos que interesan a los posibles clientes.

BUSCAMOS VENTAS, NO «LIKES»

Con las redes sociales no buscaremos “likes” porque sí, ni caer bien, ni distraer al visitante (y posible cliente) de lo que es tu empresa en realidad. TU ESTRATEGIA DE REDES SOCIALES DEBE SER COMPATIBLE Y COHERENTE CON EL RESTO DE TU ESTRATEGIA, tanto de marketing como de empresa en general: no tiene ningún sentido crear confusión y hasta rechazo, en tus potenciales clientes, con contenidos y opiniones de sesgo político o de cualquier otra índole privada. Eso es mejor dejarlo para tu perfil personal, en esas mismas redes, y a poder ser que ese perfil privado no interfiera en el del negocio. Es muy sano separar una cosa de la otra.

LA RED SOCIAL DE LA EMPRESA REPRESENTA A LA EMPRESA

Tu objetivo en las redes sociales debe ser defender tus valores como marca y favorecer que haya conversiones, es decir, visitas de usuarios que se traduzcan en ventas. Y pueden ayudar en el sentido de ofrecer, como haces en el blog o incluso más, una imagen de tu empresa más desenfadada e informal. Más cercana al cliente, en el sentido de que resultarás más accesible que en la página web, por ejemplo, que siempre es más austera y seria.